#revolucionenelpatio

 

 

 

Parece que hay una constante en los edificios académicos: el necesitar ampliarse, habitualmente a costa de sus cualidades iniciales, lo que lleva a deformar su naturaleza en un desconcierto de arquitecturas, difíciles de articular.

 

MEMORIA:

 

Bellas Artes es de las últimas incorporaciones a los estudios de la Universidad de Málaga, comenzó su andadura en el año 2010, en pleno declive económico en el corazón de la crisis financiera del sistema del euro, lo que lleva a la Universidad a ajustar sus recursos para poder ponerla en funcionamiento. En este contexto, decide ocupar los antiguos edificios de la escuela de ingenieros industriales en el Campus de el Ejido, formado por tres edificios dispares construidos en distintas épocas ocasionado por el crecimiento y mejora de las instalaciones universitarias.

 

Esta estructura de edificios que se han ido adosando, de diseño libre y autónomo, han generado una organización de patios y vacios que con el tiempo se han ido desdibujando, ocupados por techumbres e infraestructuras de instalaciones que en su mayoría han quedado en desuso por su obsolescencia, apareciendo un aspecto interior decadente asemejado a los paisajes suburbanos de una gran ciudad. En contraposición a esta imagen desolada de estos espacios, está el uso intenso por parte de los estudiantes, que por su aspecto underground han sido enseña de inspiración y creatividad.

 

Ante esta situación, el encargo por parte del decanato de Bellas Artes y la Universidad consiste en; eliminación de estructuras existentes obsoletas y renovar las instalaciones, acondicionar y mejorar los patios para un adecuado uso por parte de estudiantes y construir un lugar de referencia para los actos y presentaciones artísticas, todo esto sin perder la idiosincrasia de los vacios como un lugar para la creatividad. A estos requisitos le añadimos de manera inevitable, que la propuesta deba coser la conexión entre los distintos edificios, facilitando su relación, accesibilidad y evacuación.

 

La propuesta cambia completamente la imagen actual de los patios, revelando estos lugares y convirtiéndolos en vestíbulo de la facultad, a la vez que construye un espacio referencial en el amalgama de edificaciones. Aprovechar esta área como oportunidad para ordenar el conjunto, trabajando con la misma lógica de agregación, que hasta ahora se ha llevado a cabo; nuevas arquitecturas con nuevos lenguajes y materialidad, que pone en evidencia este conjunto heterogéneo. Esta primera fase del proyecto puede sintetizarse en dos acciones claras, que llamamos la plaza y la tribuna plegada. Dos órdenes subordinados que buscan descontextualizarse del desabrido emplazamiento.

 

la plaza

 

Se sustituye el suelo existente por uno nuevo que resuelve la accesibilidad de los edificios, recuperando las cotas originales de los accesos, una topografía continua que carece de saltos y desniveles, ejecutado de piedra portuguesa sin aglomerante, para facilitar el registro y ampliación de instalaciones. Un espacio vacío a la espera de ser ocupado por los estudiantes, un lugar de flujos e intercambio, de estancia y desprovisto de uso, con el deseo de ser apropiado con creatividad.

 

la tribuna plegada

 

Una estructura de hormigón armado encajada en uno de los patios, un suelo que asciende desde el suelo enroscándose buscando los diferentes niveles de los edificios y así poder conectarlos; unas plataformas y escaleras, que se desarrollan continuas y en espiral, con ancho variable que permite ampliar el uso exterior en las diferentes alturas, enriqueciendo y particularizando estos espacios con mayor diversidad.

 

Una arquitectura construida solo de hueso, sin músculos ni piel. Que flota desde su perímetro liberando el suelo, con sendos muros que se adosan a los edificios existentes, fachalizando este patio con una nueva identidad, transmutando los huecos existentes con un nuevo lenguaje. Huecos extraídos del inventario de arquitectura; el arco como arquetipo clásico es manipulado para liberarlo de su función y ser utilizado solo como figura que pretende comunicar nuevos mensajes, con el propósito de motivar una arquitectura discursiva que sea capaz de interactuar con los usuarios.

 

La construcción

 

Piedra para el suelo de la plaza y hormigón para la estructura; solo eso, de retórica sencilla y de tecnología compleja, ya que esta tosca apariencia esconde una ciencia renovada. Cementos estructurales de alta resistencia, ahuecados de los hormigones para aligerar su peso y aumentar su inercia estructural, aditivos impermeabilizantes que precisa de dosificaciones y puestas en obra rigurosa, encofrados artesanales de constructores locales, donde las manos de los carpinteros conformaron su apariencia otorgándole a este esqueleto su propia singularidad.

 

REVOLUCIONENELPATIO001

PORTADA 001PORTADA

#revolucionenelpatio es el lema del proyecto de la 1ª FASE DE OBRA DE MEJORA EN LOS PATIOS DE LA FACULTAD DE BELLAS ARTES DE LA UNIVERSIDAD DE MÁLAGA. que han diseñado y dirigido los arquitectos Diego Jiménez López y Juana Sánchez Gómez que forman el estudio DJarquitectura y en el que han colaborado Jorge Barrios Corpa como ingeniero para el cálculo de estructura, Jorge Salguero Ropero y Graziano Camelia como arquitectos colaboradores y HeidelbergCement Group como consultor técnico. Localizado en el Campus de el Ejido de Málaga, dentro del Patio de la Facultad de Bellas Artes y ha sido promovido por la Universidad de Málaga. Comenzando la obra en Julio de 2019 por la empresa constructora Lasor s.l. y finalizandose el 27 de julio de 2020, con una superficie construida de 570,85m2 de patio y 371,80m2 de tribuna plegada y un presupuesto de 420.547,25€. representado en estas láminas con las fotografías de Nicolás Díaz y DJarquitectura.